Home nacional América Latina vive la más cruda “ola” migratoria en el 2021: presidente Iván Duque

América Latina vive la más cruda “ola” migratoria en el 2021: presidente Iván Duque

by admin

En la clausura del Encuentro Internacional de Defensores del Pueblo sobre Migración y Refugio, realizado en Cartagena, el presidente Iván Duque se refirió al significativo esfuerzo que, como país, ha hecho la nación para hacer frente a la crisis migratoria e hizo un llamado a los países de mayor capacidad económica, para que asuman responsabilidad.

“Si bien representa para nosotros un reto colosal, es con orgullo que hoy les digo a ustedes que si tuviera que volverlo a hacer una y mil veces, lo haría, porque es la fraternidad la que tiene que llevar el derrotero de la política migratoria del Siglo 21, y si lo podemos hacer países que no somos ricos, que los países que tengan más capacidades no huyan a este fenómeno”, dijo

Duque advirtió que hoy nuestro continente está viviendo la más cruda de las crisis migratorias de toda la humanidad en este momento.

“Son más de 6 millones de hermanos y hermanas venezolanas que han salido del territorio con frío en los huesos, que han cruzado la frontera buscando multiplicarse por algún tipo de cambio para poder tener un ingreso que permita enviarles a sus familias alguna ayuda, sobre todo ante una sociedad donde el 95% se encuentra –según varios estudios internacionales– en situación de pobreza”, precisó.

Indicó que esos millones de hermanos y hermanas han buscado en el continente algún tipo de ayuda.

Reseñó que en Colombia ya son cerca de 1.8 millones de ellos, el equivalente al 4% de nuestra población y añadió que una proporción similar la estamos viendo en países como Ecuador, como Chile, como Perú. “Esta situación no para y por el contrario tiende a agravarse”, advirtió.

Dijo que la situación la torna aún más dramática cuando vemos los mismos estudios creíbles internacionalmente, lo que ha aportado la comunidad donante ante crisis como la crisis siria, supera los 3.000 dólares por migrante.

Cuando se analiza la situación de Sudán, el aporte de la comunidad donante internacional llega a los 1.600 dólares. Y en el caso particular nuestro, escasamente llega a 300 dólares, subrayó.

“Eso quiere decir que tenemos que asumir con muchísima creatividad fiscal y social una migración para la cual nuestros países no estaban preparados, porque ni siquiera habíamos acabado de solventar todas las necesidades básicas insatisfechas para nuestros propios connacionales”, anotó el mandatario colombiano.

Sin embargo expresó que «lo que podemos decir también con claridad es que hemos atendido a este fenómeno con una palabra: fraternidad y que si bien no somos naciones ricas hemos tratado de elaborar políticas públicas que nos permitan entender que quién huye del oprobio, que quien huye de la ignominia de la dictadura y se asienta en otro territorio, no se asienta de manera efímera o fugaz. Todo lo contrario, busca asentar sus raíces por una mayor temporalidad».

“Si no entendemos eso, la reacción de las políticas públicas no solamente será errática, sino que ahondará en la situación de pobreza en la que se encuentran los migrantes”, complementó.

“Por eso Colombia ha enfrentado este fenómeno con la frente en alto y sabiendo que nuestros retos son muy grandes en múltiples frentes”, puntualizó.

El Jefe de Estado resaltó el apoyo que Colombia ha recibido de la Organización Internacional de las Migraciones, de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

“Quiero destacar el apoyo de la Agencia de cooperación de los Estados Unidos, la Unión Europea, España, que hoy nos permiten tener cerca de 1.4 millones de migrantes, de los 1.8 millones que les mencione, con registro biométrico, con un registro en línea, qué será cruzado con todas las bases de datos, y que nos permite ya empezar a entregar, tarjetas del estatuto de protección temporal”, destacó.

En el encuentro internacional, los participantes trabajaron en la búsqueda de amplificar el llamado a todos los países del continente para que atiendan crisis humanitaria, dado que requiere el concurso de todos gobiernos.

Entre los defensores o cabezas de instituciones nacionales de derechos humanos confirmados en el encuentro se sumaron países como Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Bangladesh, Austria y Estados Unidos.

0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment