Home Entretenimiento Dua Lipa: pop sexy, lecturas y geopolítica

Dua Lipa: pop sexy, lecturas y geopolítica

by admin

Desde que en 2020 lanzara su aclamado segundo disco, ‘Future Nostalgia’, la artista ha aprovechado su fama para defender diversas causas sociales. También es una lectora empedernida y en la última edición del Premio Booker ofreció un inspirador discurso

En un principio, Dua Lipa tenía previsto lanzar su segundo álbum de estudio, Future Nostalgia, el 3 de abril de 2020. Sin embargo, al filtrarse en Internet, decidió publicarlo una semana antes. Entre lágrimas, confinada en una vivienda de Londres, el 23 de marzo dio a conocer la nueva fecha en un directo der Instagram. Su llanto estaba justificado. “He estado un poco indecisa sobre si es lo correcto ahora mismo, ya que mucha gente está sufriendo. No estoy segura de estar haciendo lo correcto, pero creo que lo que más necesitamos en estos momentos es música, alegría e intentar ver la luz”, dijo entonces.

Pese a sus dudas, andaba en lo cierto. Mientras estábamos encerrados en casa, privados de sociabilizar o bailar hasta el amanecer, aquellas canciones ayudaron a que millones de personas sobrellevaran algo mejor esos meses de incertidumbre. Dada la coyuntura, le fue imposible promocionar el álbum tal como quisiera. Pero, para su sorpresa, Future Nostalgia se convirtió de forma extraoficial en la banda sonora de la pandemia. Justo cuando el mundo se detuvo, Dua Lipa despuntó como nunca. En tiempo récord, pasó de ser una promesa del pop a una superestrella. Y no precisamente una típica.

Su padre, quien compaginaba una banda de rock llamada Oda con los estudios de odontología, y su madre, una estudiante de Derecho, se establecieron en Londres en 1992. Ambos, de origen albanokosovar, huían de la Guerra de los Balcanes. Como otros tantos refugiados, tuvieron que aparcar sus aspiraciones laborales y ganarse la vida en bares y restaurantes. Tres años después de su llegada nacería Dua, cuyo nombre de pila significa “amor” en albanés. Al cumplir los 11, la familia al completo volvió a Kosovo. No obstante, con apenas 15 años, la futura artista convenció a sus progenitores para que la dejaran mudarse, con la hija de un amigo de la familia, al barrio londinense de Camden.

Todo ello definió su conciencia sociopolítica: aparte de defender públicamente la causa palestina, Dua Lipa apoyó a Jeremy Corbyn, el otrora líder del Partido Laborista, en las elecciones generales del Reino Unido de 2019. “Simplemente crecí con unos padres que no tienen pelos en la lengua. Todo lo que digo viene de mi educación. Ver a mis padres adaptarse a cualquier situación, criar una familia, tener muchos trabajos, ir a la universidad por la noche… Les vi sacrificarse. Entiendo lo afortunada que soy por tener un pasaporte británico y haber vuelto a Londres para hacer mi carrera”, aseveró, en 2020, a las páginas del diario South China Morning Post. Y agregó: “Me siento tan triste por las próximas generaciones. Quizás no tengan la oportunidad de hacer eso. Me rompe el corazón no ver a los jóvenes aceptados con los brazos abiertos como lo fui yo. Por el cierre de fronteras, por la situación de los refugiados. Nadie quiere dejar su casa si no tiene que hacerlo, si no es para alejarse de la crisis humanitaria. Es desgarrador. De modo que animo a la gente a hacer lo que, para mí, es lo correcto”.

Esto último pudo comprobarse el pasado mes. Tan pronto surgió el rumor de que participaría en la ceremonia inaugural de la Copa Mundial de la FIFA, acudió a su cuenta de Instagram para desmentirlo. “No tengo nada contra Qatar, y espero que algún día tenga la oportunidad de ir allí. Pero no me gustaba verme envuelta en la especulación de que iba a actuar en algo que realmente va en contra de mis creencias”, manifestó hace escasas semanas en la revista Variety.

Otro de sus momentos políticos más intensos fue el gran fin de gira del tour Future Nostalgia, que celebró el pasado 28 de noviembre en Tirana, la capital de Albania, en una noche que reunió a 200.000 espectadores y que estaba cargada de simbolismo: no sólo porque la fecha coincidió con el 110 aniversario de la independencia del país, sino porque el día antes, a la artista le fue concedida la nacionalidad albanesa. Dua Lipa compartió fotos con la tradicional bandera roja albanokosovar y agradeció el gesto a las principales autoridades del país, que no quisieron perderse la entrega de su pasaporte: el presidente albanés, Bajram Begaj, el primer ministro Edi Rama y el alcalde de Tirana, Erion Veliaj, presente para celebrar la ocasión.

 Pero es que además Dua Lipa es una bibliófila confesa. A mediados de octubre, fue invitada a la ceremonia del Premio Booker -el prestigioso galardón que, desde 1969, reconoce anualmente la mejor novela en lengua inglesa-, la artista brindó un inspirador discurso: “Al igual que otros muchos escolares londinenses, mis primeras obsesiones fueron Roald Dahl y Malorie Blackman, quienes me dieron pequeñas perlas de sabiduría que aún hoy me guían. Cuando tenía 11 años, mi familia decidió volver a Kosovo. La lectura de libros como El cerco, de Ismail Kadaré, puso a prueba mis conocimientos del idioma y me ayudó a conectar con la herencia y la identidad albanokosovar de mi familia. A través de Kadaré aprendí sobre el espíritu de resistencia albanés, esa determinación obstinada que hace que los kosovares sigan luchando por el reconocimiento internacional de nuestra independencia. A menudo me pregunto si los autores se dan cuenta de cuántos regalos nos hacen. Hoy, los compromisos de las giras me llevan por todo el mundo y la vida es a menudo agitada. A veces, para sobrevivir, tengo que adoptar un aspecto duro. En esos momentos, son los libros los que me ablandan”.

Y, asimismo, presenta un podcast, Dua Lipa: At Your Service, por el que recientemente han pasado el cineasta Pedro Almodóvar o Dean Baquet, el antiguo director de The New York Times. En efecto, sabe con quién codearse.

Pero es que además Dua Lipa es una bibliófila confesa. A mediados de octubre, fue invitada a la ceremonia del Premio Booker -el prestigioso galardón que, desde 1969, reconoce anualmente la mejor novela en lengua inglesa-, la artista brindó un inspirador discurso: “Al igual que otros muchos escolares londinenses, mis primeras obsesiones fueron Roald Dahl y Malorie Blackman, quienes me dieron pequeñas perlas de sabiduría que aún hoy me guían. Cuando tenía 11 años, mi familia decidió volver a Kosovo. La lectura de libros como El cerco, de Ismail Kadaré, puso a prueba mis conocimientos del idioma y me ayudó a conectar con la herencia y la identidad albanokosovar de mi familia. A través de Kadaré aprendí sobre el espíritu de resistencia albanés, esa determinación obstinada que hace que los kosovares sigan luchando por el reconocimiento internacional de nuestra independencia. A menudo me pregunto si los autores se dan cuenta de cuántos regalos nos hacen. Hoy, los compromisos de las giras me llevan por todo el mundo y la vida es a menudo agitada. A veces, para sobrevivir, tengo que adoptar un aspecto duro. En esos momentos, son los libros los que me ablandan”.

Tomado de el Periódico de españa

0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment